Conecta2 TV

IMAGOTIPO CONECTA2

El gobernador regional Jorge Díaz responsabilizó de la situación a la Seremi de Agricultura y al INIA, porque no ejecutaron en 2021 un proyecto financiado con recursos regionales, destinado a controlar a estos insectos.


El valle de Lluta, en la comuna de Arica, se encuentra afectado por una intensa plaga de pequeños zancudos o “jerjeles”, que genera un impacto negativo en la actividad agrícola y en los habitantes del sector.

La situación se complica más aún porque la Seremi de Agricultura y el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) no ejecutaron el 2021 un proyecto que cuenta con 197 millones 622 mil pesos aprobados por el Consejo Regional y que está destinado a controlar la proliferación de estos insectos.

Así lo dio a conocer en la última sesión del Core, el gobernador regional Jorge Díaz Ibarra, quien explicó que el año pasado estas instituciones dejaron de gastar 30 millones de pesos de la iniciativa denominada “Control integrado dípteros hematófagos Provincia de Arica”, orientada a la fumigación del valle.

Este caso además se suma a la falta de cumplimiento de otras instituciones que en su conjunto impidieron que la región pudiera alcanzar el 100% de ejecución presupuestaria (último cálculo supera el 99%), lo que también fue expuesto en el Consejo Regional.

El gobernador Jorge Díaz señaló que el año pasado el Core, en una sesión celebrada en el pueblo de Poconchile, aprobó los recursos para iniciar rápidamente el control de “simúlidos y ceratopogónidos” (nombre técnico de los vectores), pues hace más de dos años que no se realizaba ningún tipo de acción para frenar el avance de la plaga.

“Esos montos derechamente se perdieron y se tuvieron que devolver a Santiago, producto que los mismos servicios públicos, en este caso, la Seremi de Agricultura y el INIA, no fueron capaces de ejecutar correctamente este presupuesto regional. Es una lástima. Y vemos que aquí, los únicos que pagan los platos rotos son los vecinos del valle de Lluta”, manifestó la autoridad.

Jorge Díaz explicó que la multiplicación de estos insectos tiene un impacto negativo en la actividad agrícola que se desarrolla en el valle porque impide que los trabajadores puedan desarrollar sus tareas en condiciones normales. “Todas las personas que trabajan la tierra tienen que salir completamente cubiertas, a pesar de las altas temperaturas, porque si no, los jerjeles se los comen”.

Hizo un llamado al delegado presidencial regional y al seremi de Gobierno a explicar a la ciudadanía sobre por qué estos recursos no se gastaron, porque “cuando se deja de ejecutar el presupuesto de la región, afecta la calidad de vida de muchísimas personas”.

Además, recordó que hace unos días tuvo que responder al titular regional de Segegob, luego que éste expresara su “preocupación” por el desarrollo de la ejecución presupuestaria 2021. “Le manifesté públicamente que se preocupara por lo que se tiene que preocupar, que es cómo los servicios públicos gastan correctamente el presupuesto de la región. Y vemos que éste es un ejemplo de que no lo hicieron bien”, observó.

El gobernador regional anunció que hará las gestiones necesarias para que los recursos de ésta y otras iniciativas que no fueron ejecutadas adecuadamente por algunos servicios públicos el año pasado, puedan ser recuperados por la región como saldo inicial de caja para este 2022.

“No puede ser posible que el Gobierno Regional y el Consejo Regional confíen en las Seremi y éstas no cumplan con su programación de gasto. Como Gobierno Regional vamos a hacer un esfuerzo y vamos a analizar todos los escenarios posibles, junto al Core, para que este programa pueda continuar este año 2022”, afirmó.


, , ,