Conecta2 TV

IMAGOTIPO CONECTA2

Tras 7 días celebrando el arte y la cultura del Sur Andino, el décimo Festival Arica Barroca entregó momentos únicos en la región de Arica y Parinacota. El pasado fin de semana finalizó con un viaje a los pueblos de Codpa, Chapiquiña y Pachama.


Volviendo a descubrir los pueblos sagrados de la región de Arica y Parinacota, es que el X Festival de Arte Sur Andino Arica Barroca cerró su programa de actividades durante toda una semana, con un viaje a la Precordillera de la región de Arica y Parinacota, el día sábado 27, en el templo San Martín de Tours de Codpa y, el domingo 28, en los pueblos de Pachama y Chapiquiña, donde alrededor de un centenar de personas salieron de la ciudad para recorrer y compartir en comunidad, en el marco del Día de los Patrimonios.

Jornadas en las que se presentó al público asistente un cuentacuentos de leyendas de la Precordillera, charlas sobre los templos y pueblos patrimoniales por académicos de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez, un trekking de Chapiquiña a Pachama, un almuerzo comunitario y una celebración junto a la música de Wayna Payachatas y Martín Romero.

Virginia Sajama vivió con su esposo más de 65 años en Pachama y dejó el pueblo hace 8 años, aprovechó el viaje para visitar a su marido en el cementerio, y recuerda:

Aquí vivíamos, y había gente. Yo tenía un jardín, pero ya no está como antes, ahora me traje flores de Chapiquiña para dejarle a mi viejito”.

“Me llama la conexión que tengo con estos lugares y siempre trato de venir cuando se pueda, y me gusta que la comunidad se vincule con personas de la ciudad y así se conozcan”, comenta Alejandra Arias, de 24 años, quien llegó con sus compañeros de la carrera de Antropología de la Universidad de Tarapacá para recorrer de Chapiquiña a Pachama.

En la ciudad de Arica, las exposiciones de arte en las Galerías Barroca, en Ex Aduana y San Marcos, estuvieron recibiendo público todas las jornadas; la Feria Sarañani! ofreció productos de emprendimientos con sentido local; se presentaron cuentacuentos; un encuentro de mujeres medicina, talleres con técnicas de modelado en pasta de yeso y fabricación de papel, cerrando con la música de la Banda Santa Cecilia.

El Festival Arica Barroca es uno de los proyectos principales de Fundación Altiplano, y es posible gracias al Programa de Apoyo para Organizaciones Culturales Colaboradoras del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

UNA SEMANA DE ARTE SUR ANDINO

Del 22 al 28 de mayo, Arica Barroca tuvo una programación diversa, invitando a toda la comunidad a participar de instancias donde la música, la conversación, el aprendizaje y la apreciación del arte Sur Andino fueron las protagonistas. Abriendo con una Pawa en la Casa Bolognesi, más de 120 personas pudieron conocer el programa que traía el festival para esta edición. Jornada en la que se dio apertura a la Galería Barroca Ex Aduana, recibiendo a la Artista del Año del festival, Venuca Evanán, quien ingresó cargando una de sus Tablas de Sarhua con un canto ceremonial ayacuchano, como ofrenda para la organización del festival.

Los días martes y miércoles se pudieron conocer y aprender de las técnicas de arte que cultivan las artistas invitadas, a través de las mediaciones artísticas de Venuca sobre las Tablas de Sarhua, el esgrafiado de Adda Donato y la Santa Marica de Yaroslavl Riquelme y Lily Jiménez. También se realizó un sentido homenaje a la trayectoria del artista Juan Díaz Flemming, quien celebra más de 60 años de trayectoria artística ininterrumpida, y se abrió la Galería San Marcos, presentando los trabajos en fotografía de Liz Tasa y Rodrigo Villalón.

El jueves se presentó una exposición sobre los murales sagrados de diferentes templos de la región en la Catedral. El público de Arica Barroca pudo aprender de las relaciones entre lo doméstico y lo sagrado, tema central de esta edición del festival, que conecta a objetos que trascienden entre lo cotidiano y lo ritual en el paisaje cultural de Arica y Parinacota, presentados en una charla de Magdalena Pereira; el público además pudo conocer sobre la concurrencia de la ciencia al servicio del arte y la educación, en un encuentro con actores de este tipo de proyectos; y reflexionar acerca de la importancia de una qolqa en las comunidades andinas, en la mediación del agricultor Mario Quispe.

La música se tomó el festival a partir del jueves, cuando al interior de la catedral San Marcos, la banda Charango Ayni, la cantante Norma Blanco y la soprano Ayleen Romero ofrecieron conciertos que congregaron a un gran público en este edificio histórico de Arica. El día viernes, miles de personas llegaron hasta los pies de la catedral para el concierto de las ariqueñas Eviterna, proyecto musical creado para celebrar los 10 años de Arica Barroca y realizado en coproducción con la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Arica y Parinacota, en el que más de 50 mujeres artistas de la región subieron a escena. La noche terminó con el esperado concierto de la artista peruana creadora del pop andino Milena Wharton, una noche donde las mujeres fueron protagonistas, llenando de matices musicales el frontis de la catedral.

Este año asumimos el desafío de ir al encuentro de mujeres creadoras del Sur Andino, mujeres potentes que con su trabajo revitalizan las tradiciones de sus comunidades y que invitan a las nuevas generaciones a enorgullecerse de su identidad, conservándola para el futuro. En este festival tuvimos la fortuna de ver a niñas y niños disfrutando de un espectáculo pensado para las nuevas generaciones. Nos emociona ver que se pueden pensar en otros referentes, en otros valores, donde la identidad andina puede ser protagonista”, señala Ricardo Rodríguez, director de Arica Barroca.

De esta manera, el festival buscó apropiarse de los espacios públicos, resignificando sus funciones, dirigiendo las miradas hacia los objetos y lugares que cultivan saberes sagrados, compartiendo en comunidad la herencia proveniente del Sur Andino en sus diferentes voces y relatos. El arte “permite conectarnos con nuevas sensibilidades, experimentar el encuentro colectivo frente a emociones comunes” explica Ricardo.

Arica Barroca forma parte del Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, que busca fortalecer y dar continuidad a instituciones y organizaciones culturales de derecho privado y sin fines de lucro. Este programa además es parte del Sistema de Financiamiento a Organizaciones e Infraestructura Cultural del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio que integra, articula y coordina de forma transversal los planes, programas y fondos orientados al fomento y apoyo de las organizaciones, de la infraestructura cultural, y de la mediación artística. Todo esto con una vocación descentralizada, mecanismos participativos, y la promoción de la creación de redes y asociaciones.